Inicio » Cuidados del bebé » Libera sus lágrimas

Libera sus lágrimas

bebéLa vía lagrimal conduce las lágrimas desde el ojo hasta la nariz. En niños menores de un año es frecuente la obstrucción congénita de esa vía, que se manifiesta en forma de lagrimeo, secreción (legañas) y conjuntivitis recurrentes.

El tratamiento más adecuado en los estadios iniciales es el masaje sobre el saco lagrimal para empujar hacia la nariz las lágrimas y la secreción retenidas. Se inicia presionando con el dedo índice el extremo nasal de la ceja del niño. Se sigue un trayecto descendente entre el ojo y la nariz, hasta llegar al ala de la nariz. Siempre debe hacerse de arriba hacia abajo y presionando. El proceso se debe repetir cinco veces de arriba hacia abajo varias veces al día. Si antes del masaje deja caer una gota de antibiótico o suero fisiológico en el ojo, el saco lagrimal se llena de líquido y la eficacia de esta técnica aumenta. El 90% de casos se solucionan sólo con masaje antes de los seis primeros mese de vida. Si con esto no es suficiente, en ocasiones hay que recurrir al sondaje de la vía lagrimal.